sábado, noviembre 25, 2017

Georges Dumezil - El Destino Del Guerrero


"Heur et malheur du guerrier" es de 1969, y se refiere especialmente a la segunda función concebida por la religiosidad indoeuopea, cual es la Guerra o empleo de actos coercitivos. Como es usual en Dumézil, el presente se trata de un estudio comparativo, lo que a nuestro juicio constituye una de las riquezas de enfoque analítico de este autor. Cabe hacer presente a quienes ignoren lo relacionado con las metodologías usadas en las investigaciones indoeuropeas, que, mientras los primeros estudiosos serios de la cultura Indoeuropea (v.g, Max Müller) trataban el fenómeno desde una visión parcelada, que olvidaba las semejanzas y patrones comunes del objeto estudiado en relación con otras culturas de la misma raíz, Dumézil, con la sagacidad propia de los selectos investigadores, aúna, recopila y compara un material referido a distintas tradiciones, las que, sin embargo, emanan del mismo tronco espiritual. 

El libro está compuesto de tres partes, lo que ya nos hace recordar el esquema trino indoeuropeo, constituido por: 1.- administración de lo sacro, del poder y del Derecho; 2.- guerra y empleo de la coactividad; y 3.- abundancia; esquema, decimos, que el mismo Dumézil descubriera y le permitiera hacerlo conocido a nivel mundial. Los segmentos del libro son: Servicios (La gesta de Tulio Hostilio y los mitos de Indra), Fatalidades (Los tres pecados del guerrero), y Promociones (Epifanía – Maniquíes - Signos). Tales hitos permiten mostrar las etapas trascendentales de la vida de todo héroe, a las que pudo haberse agregado - este es nuestro parecer, que, por cierto, no rompe en nada la validez de la propuesta dumézialiana- una cuarta, pero primigenia a todas, que llamaremos Anunción, y que implica aquellos hechos anteriores al nacimiento del Héroe, pero que ya lo destinan. Para ser más claros, digamos que son todas aquellas cargas simbólicas que en definitiva lo gestan y predestinan a una cierta forma de ser.

Desde las primeras páginas, el autor nos quiere demostrar la utilidad de una investigación como la de los mitos. "El país que ya no tenga leyendas – dice el poeta - está condenado a morir de frío. Es harto posible. Pero el pueblo que no tuviera mitos estaría ya muerto" (p.15). Por tanto, la función mítica es en un sentido profundo función conservadora, que permite la existencia misma de una entidad social. De allí que sea fundamental en todo tiempo la pregunta por los propios orígenes y la develación de los principales mitos.

El tronco indoeuropeo, que incluye a hindúes, romanos, griegos, celtas y arioiranios, especialmente, se baña, según nuestro escritor, en un espíritu que lo distingue de las demás tradiciones mundiales; por ejemplo, de incas y chinos. Y aun cuando existan enormes diferencias visibles entre un celta y un hindú, existe una misma fuente de la cual beben, y que por tanto los une. De allí las tres funciones develadas por Dumézil como propias de los pueblos indoeuropeos.

Lo notable en este escritor, es, por una parte su falta de prejuicios al momento de analizar una situación mítica determinada, como su facilidad en manejar información, que muchas veces pasa desapercibida a otros eruditos del pasado indoeuropeo.

La vida del guerrero, desde su cuna a su muerte –e incluso más allá, en el mismo umbral de la inmortalidad - es analizada con erudición y elegancia por Dumézil. Indra, Heracles, Namuci, Starkadr, son, entre otros, héroes que penetra y compara con acierto. Pues, hay paralelos entre la vida de uno y otro héroe. El signo a veces trágico, a veces triunfal, que marca al guerrero lo distingue del resto de los mortales.

No podemos terminar esta breve nota, sin decir que nos llama la atención el tema del "pecado" –término que emplea el mismo Dumézil – aplicado al héroe. Tal vez aquello por sí mismo hubiera sido material suficiente para un libro, más que de algún capítulo; pero, quizá, allí precisamente resida la bondad de Dumézil: señalar nuevos horizontes y elementos de análisis, para que otros continúen la senda de profundización de la realidad mítica indoeuropea, lo que, ciertamente vale la pena.
Por Sergio Fritz


(Versión digital mejorada)

domingo, julio 09, 2017

Los judíos deben vivir - Samuel Roth




"Los judíos deben vivir" es un libro interesante desde el punto de vista histórico, porque nos sitúa justamente en la América contemporánea con el comienzo del régimen de Hitler, este trabajo proporciona un relato impactante y perspicaz de las actitudes judías hacia los gentiles. Era una época en que las cosas se decían con mucha más claridad.

La narrativa absorbente comienza con el origen del comportamiento judío, que Roth identifica como proveniente del Antiguo Testamento/Talmud. Utilizando ejemplos específicos (como el proxenetismo del patriarca judío Abraham de su esposa Sarah para chantajear a las tribus vecinas en la entrega de sus posesiones), Roth afirma que tales patrones de comportamiento se repiten hasta nuestros días.

Este comportamiento, dice Roth, se basa en una creencia judía de que todas las posesiones del mundo les pertenecen por derecho divino. A continuación, analiza el efecto de los judíos en la ley, los medios de comunicación, la medicina, la prostitución, la literatura, las artes, y mucho más.

Samuel Roth fue un polémico escritor, editor y pornógrafo judeoamericano de origen ruso censurado por su explicita posición ante la sexualidad occidental de su época. También fue durante mucho tiempo un paria en el mundo literario por dedicarse a la piratería literaria y publicar libros pornográficos y sin censura alguna, por ser un iconoclasta de la moral llego a pasar varios años en prisión.

De acuerdo con Wikipedia, el desplome de Wall Street de 1929, llevo a Samuel Roth a enojarse profundamente con sus  congéneres porque lo estafaban y arruinaban y escribir este libro que se ha catalogado de "auto-odio étnico". Una vergüenza para la familia y para el propio escritor, que lo llevo a arrepentirse, renegar del libro y luego retirarlo, en una reimpresión de 1964, 5 capítulos fueron misteriosamente omitidos, y con recortes de texto en el capítulo 4.

Desde entonces, no se ha vuelto hacer una nueva reedición. La versión que aquí se en español presenta a continuación, contrastada con la primera versión original, es la única versión completa y exacta de "Los judíos deben vivir" que existe en la web.

sábado, junio 17, 2017

Una Familia de Bandidos en 1763 - Marie Saint Hermine (Jean Charruau)




“Una Familia de Bandidos en 1763”, que tiene el subtítulo de “Memorias de una Abuela”, recoge las memorias que Marie de Saint Hermine escribió exclusivamente dirigidas a sus dos nietos con una clara intención pedagógica y didáctica. El relato se lee como una trepidante novela de aventuras, con la emoción de saber que se trata de una historia verídica. La ejecución de Luis XVI a comienzos de 1793 desencadena el período conocido como “el Terror”.  Estas memorias fueron conservadas, recopiladas y finalmente publicadas en Francia por primera vez a finales del Siglo XIX por el padre Jesuita Jean Charruau, cuando al parecer ya no quedaban descendientes directos de la familia protagonista.

La obra recoge la historia de la familia Serant y describe muy pormenorizadamente como era la vida rural en la Vendee antes del terror y en los primeros momentos de la Revolución Francesa, dando a conocer como fue una sucesión de provocaciones, tal vez muy bien meditadas, las que produjeron el levantamiento popular de todos aquellos campesinos que terminarían constituyendo el “Ejército Católico y Real”. Así en “Una Familia de Bandidos en 1763” se narra como el asesinato del rey Luís XVI y la expulsión de los sacerdotes que no aceptaron la constitución civil del clero se consideró por parte de los campesinos católicos una muy grave provocación de la Convención pero no fue respondida nada más que con la negativa a asistir a los actos convocados por el sacerdote impuesto en la parroquia por la autoridad civil y con la organización en lo más profundo de los bosques de misas clandestinas impartidas por sacerdotes no juramentados que eran perseguidos por las autoridades y escondidos por los campesinos. La última provocación, la gota que colma el vaso y que da lugar a la insurrección popular de Vendee y Bretaña fue la “Leva de trescientos mil hombres” ordenada por el gobierno revolucionario, que hizo que los campesinos cogieran sus escopetas y sus güadañas y fueran a buscar a los nobles rurales para que se pusieran a su frente dirigiendo el gran ejército popular que fue el “Ejército Católico y Real”.

Igualmente “Una Familia de Bandidos en 1763” da cumplida cuenta de los medios criminales empleados por los que decían desear la Libertad, Igualdad y Fraternidad para acabar con la resistencia popular mencionando la utilización de los primeros instrumentos de asesinato masivos que conoce la historia y que se forjaron a la luz de las ideas revolucionarias, cuáles fueron los barcos con válvulas pensados para ahogar a cientos de personas en los ríos.