lunes, marzo 18, 2013

Otto Rahn - Cruzada contra el Grial


Otto Rahn, convencido de su ascendencia cátara, finalizada la carrera de Filología, a partir de 1924 se dedicó a viajar y explorar las cuevas y castillos del sur de Francia. Emprendió ese viaje buscando evidencia que demostrara que los cátaros habían sido los últimos custodios del Graal... o quizás más: ¡tal vez lo que buscaba era el mismo Graal!
En 1935 se había fundado la Ahnenerbe ("Sociedad de Estudios para la Historia Antigua del Espíritu", posteriormente referida como "Herencia de los Ancestros"), como departamento dentro de las SS dedicado a rastrear la herencia germánica. La Ahnenerbe financiaba expediciones y excavaciones en todo el mundo, desde el Tíbet hasta la Antártida.
Desde esta estructura Himmler financiaría las investigaciones de Rahn en el Languedoc con todos los medios necesarios para descubrir el tesoro cátaro que habría sido salvado por caballeros sobrevivientes de la sanguinaria inquisición católica.

Difícil fue su búsqueda pues los documentos cátaros fueron totalmente quemados para ocultar verdades que habían sido cuidadosamente distorsionadas por la historia oficial. Para Rahn, Dios no es Jehovah sino El Verbo, El Cristo-portador de la Luz, Lúcifer-el Lucero de Venus, remontándose con la religión cátara al cristianismo de los orígenes.

 Esta maravillosa obra desanda paso a paso el camino que entonces este joven investigador alemán realizó en la frontera franco-española (más precisamente, en el Languedoc, la Occitania provenzal) para hallar algún indicio del mítico tesoro cátaro, que, se supone, incluía el Santo Grial. Después del exterminio sufrido por los cátaros albigenses, ocurrido durante el siglo XIII en la cruzada que impulsó el entonces jefe de la Iglesia, el tristemente célebre Inocencio III, la zona se pobló de sugestivas fábulas y versiones que hacían hincapié en un mítico tesoro que fue prestamente puesto a salvo antes del fatídico fin de la herejía cátara.

Inspirado en el mítico poema Parsival, escrito por Wolfram von Eschenbach, en plena Edad Media, y basándose en las analogía y coincidencias entre los nombres citados en esa obra y algunos episodios de la primera Cruzada, Rahn expone las bases de una teoría cuyas conclusiones dieron pie a esta obra controvertida, en la que la mística se mixtura con la poesía y la especulación científica.

Más allá del incierto destino que sufrió el autor, la fascinación que tuvo por la historia de la Religión cátara y la herejía atribuida a la misma no deja de ser una búsqueda afanosa de la verdad, teñida con la plena certeza de que miles de personas fueron perseguidas y ajusticiadas por los oscuros intereses que alentaban los enemigos de los cátaros y la Iglesia romana.

3 comentarios:

  1. Gracias, amigos, por este libro que la curiosidad me había hecho buscar durante bastante tiempo y que no había encontrado. Gracias también por todo el material que ponen a disposición de los estudiosos.

    ResponderEliminar
  2. He ....
    descubierto su blog y me encanta , me dejo atonito de lo tonto que fuismo en europa despues del reich , por lo menos asi lo siento despuesde viviren la mentira tanto tiempo aqui en un pais de Europa ....

    ResponderEliminar