miércoles, junio 19, 2013

Otto Weininger - Sexo y Carácter

 

Otto Weininger nació en Viena en 1880, de familia judía. Su vocación inicial le orientó hacia la filología. Sin embargo, en la Universidad despertó su interés por las ciencias naturales y la matemática, para graduarse más tarde en filosofía. Formado inicialmente en la vertiente empírico-crítica del positivismo y muy influido por la Crítica de la experiencia pura de Avenarius, se convierte después al biologismo, que le conduce hacia esa peculiar metafísica cientificista que caracteriza su pensamiento. Weininger puso fin a su vida en 1903, apenas publicado Sexo y carácter.
  Ludwig Wittgenstein calificó esta obra como uno de los grandes libros olvidados de nuestro siglo. Sexo y carácter aparece en mayo de 1903. Las ediciones se suceden con celeridad asombrosa. Al año de su publicación se contaban cuatro ediciones y ya en 1923 se alcanzan las 25 de un libro que, paradójicamente, iba a Considerarse maldito. Su autor, sin embargo no llegó a presenciar el éxito de su obra: el 4 de octubre de 1903 se suicidaba.
  El título de sus fragmentos postumos es harto significativo: Sobre las últimas cosas. El motiva del libro sobrepasa la investigación caracterológica del sexo para convertirse en una irritante metafísica del mismo, sin mengua de la fascinante capacidad argumentativa de su autor. El libro es extraordinariamente rico en materiales y establece una brillante teoría del carácter que no descuida la psicología, la lógica y la ética, para establecer una teoría del valor centrada en una de las cuestiones más angustiosas para los filósofos del momento: la singularidad de la persona, las raíces de la personalidad. Antifeminismo, antisemitismo, misoginia, no son sino diversas facetas del rechazo trágico de la propia condición existencial de Otto Weininger, a quien calificó su época de «un genio de la decadencia».

Libro inhallable hoy dia no solo por ser descatalogado sino por el contenido “políticamente incorrecto” que levantarías muchas ampollas entre  judíos y feministas. Weininger un escritor maldito olvidado por el sistema.

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario